El lanzamiento, este viernes, del primer satélite dedicado exclusivamente a otorgar acceso de banda ancha a internet, el Hylas-1, intenta llevar conexión a la red a las áreas más remotas y rurales de Europa.

Está diseñado para dar servicio a zonas que, por su ubicación, no cuentan con una conexión a través de fibra óptica.

Y América Latina está en la fila de las regiones que contarán con un satélite de este tipo, según la empresa creadora.

Detrás del Hylas (Highly Adaptable Satelliteo Satélite de Alta Adaptación, en español) se encuentra la compañía Avanti Communications, con sede en Londres, aunque la tecnología empleada fue desarrollada por la Agencia Espacial Europea.

“Éste es el primero de muchos satélites”, le explicó a la BBC el presidente ejecutivo de la empresa, David Williams, quien agregó: “Ya estamos construyendo el segundo satélite que se lanzará dentro de 15 meses”.

“Esto aumentará la capacidad en el Reino Unido, pero también en nuevas áreas en África y Medio Oriente. Y después estamos planeando lanzar más satélites en América Latina, India y otras partes de Asia”.

Ante la pregunta expresa de BBC Mundo, Avanti confirmó que Latinoamérica será el destino de un tercer satélite, aunque por el momento es imposible determinar cuándo estaría listo.

“La empresa está en el proceso de conseguir más financiamiento. Ya se logró la inversión necesaria para el segundo satélite y ahora se iniciará una nueva ronda de financiamiento con miras a un satélite en América Latina”, afirmó Avanti.

Una vez que se consigan los recursos, la compañía “que sigue un modelo B2B (de negocio a negocio) ofrecerá el servicio a través de operadores de telecomunicaciones en la región”.

Avanti también le explicó a BBC Mundo que la conexión a internet de banda ancha satelital no intenta competir con las empresas que ya prestan el servicio, “sino dotar de acceso a la red a las áreas que no cuentan con él”.

En Europa, la firma enfrentará competencia a través de Eutelsat, una compañía espacial que lanzará su satélite Ka-band para dar acceso a internet, a fines de diciembre de este año.

Avanti espera que con el lanzamiento de los dos primeros satélites conseguirán llevar internet de alta velocidad a un millón de personas que actualmente no cuentan con el servicio.

La compañía espera que, con internet satelital, el mercado se vuelva más competitivo y los precios bajen.

Pero no todos creen que se trata de una buena idea.

Ian Fogg, analista de la empresa de investigación de tecnología Forrester, calificó a esos satélites como “el último recurso”.

“No son competitivos en términos de velocidad, latencia, límite de datos y precio en comparación con alternativas de cable como el DSL, conexión por cable o fibra óptica”, aseguró.

“Con más acceso a internet de banda ancha e internet móvil, el acceso satelital será menos relevante para los consumidores, incluso en áreas rurales”, completó Fogg.

En cambio, Tim Johnson, analista de la firma de análisis de banda ancha Point Topic, lo respaldó.

“La latencia, el tiempo que le lleva a la señal llegar al satélite y regresar, es un problema. Significa que los servicios de voz no serán tan buenos y que la transmisión de video será difícil”, afirmó.

via