Publicado en Ciencia y tecnología, graciosos, Hardware, Inet News, Interesantes, Salud, seguridad

Investigan nuevos fármacos contra el colesterol

Las enfermedades cardíacas son la causa principal de muerte en Estados Unidos, y el colesterol alto es un indicador de riesgo importante. Algunas personas tienen la suerte de estar protegidas por una aberración genética que, de forma natural, reduce los niveles de colesterol. En la actualidad, diversas empresas están intentando crear varios fármacos que imiten esta peculiaridad genética, con la esperanza de que pueda ayudar a reducir los lípidos obstructores de arterias. Si tiene éxito, la nueva terapia contra el colesterol podría ser un ejemplo de la potencia del uso de descubrimientos genéticos humanos en el desarrollo de fármacos.

Las lipoproteínas de baja densidad (LBD), o ‘colesterol malo’, están directamente relacionadas con las enfermedades cardíacas.Los fármacos conocidos como estatinas, como por ejemplo Lipitor y Crestor, bajan el colesterol LBD al inhibir una enzima que juega un papel importante en su producción, y constituyen algunos de los medicamentos más recetados en el mercado de EE.UU.. Sin embargo, varios ensayos clínicos sugieren que los fármacos inspirados en la genética podrían reducir los niveles de colesterol LBD aún más, y sobre todo podrían ser beneficiosos para aquellos pacientes que no toleren las estatinas.

En una reunión de la Asociación Americana del Corazón el mes pasado, las compañías farmacéuticas Amgen y Pfizer informaron acerca de signos prometedores de dos fármacos de este tipo en ensayos clínicos de fase media, que tienen como objetivo un gen conocido como PCSK9.

El papel del PCSK9 en la salud del corazón fue descubierto en 2006 en un estudio de genética humana en personas con cantidades de colesterol LBD en la sangre por debajo de la media, y reduce en gran medida la incidencia de ataques al corazón y otras complicaciones cardíacas. La causa fue identificada como copias defectuosas del gen PCSK9. El producto de proteína de este gen regula los niveles de colesterol LBD en la sangre mediante la disminución de la cantidad de un receptor que elimina el colesterol LBD de la sangre.

Una tercera compañía, Alnylam, una empresa de biotecnológica centrada en tratamientos basados en la interferencia de ARN, también está en fase inicial de ensayos de un tratamiento para la silenciación del gen PCSK9. Una cuarta empresa, Regeneron, parece llevar ventaja puesto que ya ha comenzado la fase final de pruebas de su inhibidor del PCSK9.

Bill Sasiela, director del programa de PCSK9 en Regeneron, señala que el PCSK9 modera la actividad de los receptores de LBD etiquetándolos para su posterior destrucción.De ese modo, cuando el nivel de la proteína PCSK9 es bajo, hay más receptores de LBD con los que eliminar el colesterol LBD de la sangre.

Para tratar de reproducir esta situación en los pacientes con niveles naturalmente altos de colesterol, Sasiela y su equipo están desarrollando un método terapéutico basado en anticuerpos, que se une a la proteína PCSK9 y bloquea su interacción con el receptor de LBD.

Regeneron ha sido capaz de pasar a las pruebas en humanos de forma inusualmente rápida gracias a su tecnología genética, que incluye una variedad especial de ratones transgénicos. Mediante la sustitución de piezas de gran tamaño del genoma del ratón con versiones humanas, la compañía ha creado ratones que producen anticuerpos más o menos humanos. Los anticuerpos no son considerados peligrosos por el sistema inmune de los pacientes y no son destruidos.

El gen PCSK9 fue identificado por primera vez en 2003, indica Sasiela, y el marco de tiempo para pasar de un descubrimiento básico a la última etapa de ensayos clínicos en menos de 10 años es “increíblemente corto”.En el futuro, se espera que la genética humana siga impulsando el desarrollo de fármacos. “Eso lo que va a generar nuestros nuevos objetivos en cuanto a terapias”, concluye.

vía